Cesped con recebo

Cuidado del Césped: Escarificación y Recebo

Para mantener nuestro césped siempre en perfectas condiciones, aparte de segarlo una vez a la semana y abonarlo tres veces al año con abonos de liberación lenta debemos, al menos una vez al año, y preferiblemente en primavera u otoño, eliminar los residuos orgánicos que se van acumulando en el césped. Este proceso se llama escarificación.

Escarificación del césped.

La escarificación consiste en rastrillar el césped para airear la tierra y quitar una capa de dos o tres centímetros de paja, restos de raíces, hojas o musgo que se forma a nivel de las raíces y que asfixia la hierba. Esta operación se puede realizar con un rastrillo escarificador, pasando el rastrillo con cuchillas cortantes sobre el césped, y eliminado todo el fieltro acumulado en la superficie. Con este proceso el suelo absorbe mejor el agua y los nutrientes, disminuye la creación de musgo y hace que el césped crezca más denso y fuerte.

Si además del escarificado de la tierra, haces un aireado mejor que mejor. Simplemente tienes que realizar muchos agujeritos a la tierra de unos 10 cm de profundidad para oxigenar el suelo.

Recebado de Césped.

Una vez que hemos realizado un escarificado en la tierra, es muy importante aplicar un recebo. El recebo para el césped es una mezcla para mejorar las características nutricionales del jardín. Deberás esparcir  el recebo por toda la superficie del césped procurando que caiga en todos sitios por igual. Con una pequeña capa superficial es suficiente. Verás como a los pocos días tendrás un césped fuerte y rejuvenecido.

Si quieres más información de este producto, no dudes en consultarnos.