blog-01

Las plantas en invierno están en periodo de latencia y bajan al mínimo sus funciones para llevar esta época del año tan adversa. Algunas pierden las hojas y otras las conservan; pero unas y otras requieren nutrientes en esta época.

El mantillo es un producto formado a base de materia orgánica descompuesta, procedente de restos vegetales y estiércoles.

El abonado con mantillo es fundamental para que la tierra este bien preparada a la hora de dar alimento a nuestras plantas. Por esto, en invierno no debemos olvidarnos de realizar esta tarea y cubrirlas con mantillo.

Y no solo se trata de que dé alimento a nuestras plantas, sino que además el mantillo, aporta calor y ayuda a proteger a las plantas de las heladas y bajas temperaturas. Es importante usar mantillo que incluya macro y micronutrientes.

El mejor producto a emplear es el abono orgánico el cual,  aporta los siguientes  beneficios.

1.- Aumenta la capacidad de almacenar agua en el suelo en las épocas húmedas y reducir las pérdidas en las estaciones secas.

2.- Mejora la textura y estructura de los suelos.

3.- Eleva la temperatura del suelo.

4.- Ayuda a proteger las raíces de las plantas en temperaturas extremas.

5.- Mejora los nutrientes de la tierra.

6.- Reduce el crecimiento de hierbas no deseadas.

Los abonos orgánicos más populares son:

1.- El mantillo: caracterizado por el alto contenido de materia orgánica.

Su mayor ventaja es el precio y la fácil aplicación.

2.- El estiércol: su aplicación al suelo suele consistir en abonado de fondo, sobre todo antes de siembras y plantaciones.

3.- Compost: restos de podas, residuos vegetales y del hogar.

Es fundamental comprar el mantillo en un sitio de confianza que nos ofrezca garantías de que el mantillo esté libre de elementos extraños, semillas y residuos químicos nocivos, de lo contrario correríamos el riesgo de encontrarnos con la aparición de malas hierbas y enfermedades.